Id y haced discípulos a todas las naciones para sanar y restaurar sus vidas, matrimonios, familias; enseñándoles a amar y a relacionarse con Dios, guardando los mandamientos de Jesús; discipulándolos en el propósito de Dios para sus vidas y enviándolos para el cumplimiento de ese propósito.

Dios nos llamo a:

Proclamar que el Reino de Dios se ha acercado a través de Jesus.

Restaurar al ser humano al propósito original del Padre.

Equiparlos en su propósito. 

Enviarlos al cumplimiento del mismo.

Expandir el Reino de Dios.